Pelvis y columna vertebral
  • Pubalgia y dolor inguinal
  • Hernia discal
  • Artrosis de la columna lumbar y cervical
  • Espondilolisis y espondilolistesis
  • Fracturas vertebrales
  • Escoliosis dorsolumbar
Hombro y codo
  • Artrosis del hombro
  • Síndrome subacromial del hombro
  • Rotura del supraespinoso
  • Artritis acromioclavicular
  • Artrosis de la base del pulgar
  • Artrosis de codo
  • Epicondilitis
  • Epitrocleitis
Muñeca y mano
  • Artrosis de muñeca
  • Sinovitis de muñeca
  • Rotura del fibrocartílago triangular
  • Pseudoartrosis de escafoides
  • Artrosis de la base del pulgar (Rizartrosis)
  • Síndrome del túnel del carpo
  • Dedo en resorte
  • Enfermedad de Dupuytren

Síndrome del túnel del tarso

Este cuadro clínico se caracteriza por dolor, quemazón, parestesias, calambres, pérdida de sensibilidad y otros síntomas en la región interna del tobillo y pie. Las molestias son referidas por el paciente desde el tobillo hacia la planta del pie y los dedos.

Es debido a la compresión del Nervio Tibial Posterior en el canal osteofibroso que cruza cuando pasa desde el tobillo hacia el pie. Este túnel se encuentra por detrás del maléolo tibial. El nervio va acompañado de los vasos y los tendones que van hacia los dedos.

Entre las causas podemos destacar traumatismos en la zona, alteraciones anatómicas del tobillo o pie, movimientos repetitivos y calzado inadecuado, y de forma menos frecuente, tumores en la zona.

En la exploración física un signo claro de este síndrome es el dolor y calambre provocado al golpear con el dedo el médico en el nervio (Signo de Tinel). El resto de la exploración puede ser muy anodina.

Debemos estudiar el pie con radiografías simples, preferiblemente en carga, para descartar otros problemas asociados. El nervio, los vasos y los tendones que discurren en el túnel del tarso pueden estudiarse con ecografía o resonancia. En ocasiones se evidencia inflamación de los tendones que favorece la compresión del nervio.

La prueba que nos confirma el sufrimiento del nervio por estar más comprimido de lo normal es el electromiograma, que mide la conducción nerviosa, y si ésta es anormal refleja el tipo de problema y el nivel de la compresión.

El tratamiento inicial si el proceso no es muy grave consiste en medidas de reposo, fisioterapia antiinflamatoria, vitaminas neurotróficas y modificaciones en el calzado.

En los casos severos o rebeldes el mejor tratamiento es quirúrgico. La operación consiste en la descompresión nerviosa del túnel del tarso, realizando liberación del nervio tibial posterior y sus ramas, los nervios plantares lateral y medial.

La mejoría es inmediata, siendo lenta sin embargo la resolución completa de los síntomas, sobre todo en procesos severos y de larga evolución.

Copyright 2014 © David López Capapé     •     Desarrollo web: Sergiodelgado.net